Cuando somos propietarios de un emprendimiento, vendemos un producto o prestamos un servicio, debemos tener una tarjeta de presentación. En el mundo de los negocios es indispensable y de suma importancia, ya que como su nombre lo indica, es la carta de presentación de una persona.

Las tarjetas de presentación ofrecen la oportunidad de crear una buena imagen de tu persona y de la empresa que representas, ya que tiene la personalidad de tu negocio y puede guardarse fácilmente hasta que sean necesarias. Es posible entregar una tarjeta de presentación a una persona, sobre todo si menciona que conoce a alguien que le puede interesar, y que él posteriormente la entregue a la persona indicada.

Debes asegurarte de tener tarjetas suficientes y disponibles sobre todo si vas a asistir a los eventos o reuniones, ya que fácilmente puedes llegar a intercambiar más de 25 tarjetas.
Tus tarjetas de presentación deben estar guardadas en una funda que no se doblen o se arruguen, ya que perderían la imagen profesional que quieres dar. Hay que tenerlas en un lugar accesible, que no tardes tanto en sacarlas para intercambiar las tarjetas.

La tarjeta de presentación debe tener la información más importante, como tu nombre, puesto en la empresa, email, teléfono local y/o móvil, dirección, logo de la empresa, sitio web e inclusive es recomendable si tu marca no es muy conocida, poner un eslogan de la empresa o a que se dedican, para recordar fácilmente al ver la tarjeta.

Las tarjetas de presentación sigue siendo la mejor manera de establecer relaciones en el mundo de los negocios, son de suma importancia en los eventos y reuniones, porque muchas veces refuerza el hacer o no un negocio con una persona.

Compartir en Redes Sociales